Connect with us

Costa del Sol

Alquileres desorbitados en Benalmádena: Una caseta de perro por 600 euros al mes

Publicado

el

Tres meses en una caseta de perro por 1800 euros

Estas han sido las duras palabras de Guadalupe Grimal, una víctima de de los elevados precios que tienen alquileres durante la temporada alta en Benalmádena. A sus 54 años, dice que jamás había tenido que rebajarse tanto la dignidad como este curso, en el que asegura que ha pagado 600 euros al mes por dormir en una caseta de perro puesta en un mini balcón de Benal Beach durante los meses de junio, julio y agosto.

Cada verano es una historia nueva

Guadalupe afirmó para la redacción de Diario Sur que durante todo el año siempre consigue alquileres por 550 o 600 euros en algún lugar del municipio, pero se queja de que cada verano se ve obligada a cambiar de domicilio por los precios desorbitados que exigen los dueños durante los tres meses de temporada alta. “He llegado a pasar veranos en caravanas, en habitaciones compartidas, o incluso en albergues. Pero este año las cifras se han disparado y me he tenido que ver durmiendo en una caseta de perro durante más de 90 días”.

Buscar viviendas de alquiler en Benalmádena, una tarea casi imposible

Confiesa que 15 días antes de la entrada de junio su casero le avisó de que los 575 euros que abonaba mensualmente deberían ser 1200 cada mes de verano, es decir, 3600 por 3 meses “una cifra imposible para mi”,  por lo que comenzó la dura e insufrible tarea de búsqueda de alquileres en la peor época’ del año hasta que su casero le permitiera volver en septiembre. “Lo más barato que encontré fue esa caseta de perro de 3 metros cuadrados en la terraza del apartamento de una pareja de alemanes”, añadió entre lagrimas.

Sin amigos ni familia en Benalmádena

Natal de Murcia, sin amigos ni familia en Benalmádena, Guadalupe trabaja en una guardería de Arroyo de la Miel cuidando niños desde hace 5 años. Con un sueldo poco superior a los 1000 euros, este año se ha visto forzada a vivir sin baño, cocina, ni corriente eléctrica. “Los alemanes que vivían en el apartamento me dejaba ducharme una vez a la semana, y de vez en cuando me invitaban dormir en el sofá. Que simpáticos”, ironiza. Pero pasada la tormenta llega la calma, y su casero le entregó las llaves de su anterior piso el pasado 15 de septiembre. “He vivido un calvario este verano, espero que el siguiente se normalice la cosa o regulen de una puta vez el alquiler de viviendas turísticas. Esto se nos está yendo de las manos”, culminó.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

Patrocinador
¡Coméntanos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tendencia

Copyright © 2020 Postureo Malagueño. Todos los derechos reservados a sus respectivos dueños.